Vampiro Edad Victoriana
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Informacion basica Ghoul
27/11/13, 12:21 pm por Crono

» DONES AUSPICIO {KIEH}
23/11/13, 06:25 pm por Administración

» DONES AUSPICIO {RISHI}
23/11/13, 06:17 pm por Administración

» DONES AUSPICIO {ARCAS}
23/11/13, 06:02 pm por Administración

» DONES GURAHL URSANO
23/11/13, 05:25 pm por Administración

» DONES GURAHL HOMÍNIDOS
23/11/13, 05:11 pm por Administración

» Protectores del Río
23/11/13, 04:43 pm por Administración

» Guardianes de la Montaña
23/11/13, 04:40 pm por Administración

» Emboscados del Hielo
23/11/13, 04:37 pm por Administración

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 42 el 01/09/15, 03:01 pm.
Créditos
La creación de este foro he ideas del Diseño son exclusivamente de Mithras, desde la CSS, Imágenes, widgets y diseño.
Afiliaciones Normales
Guerra de Sangre

Ravnos Victorianos

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Ravnos Victorianos

Mensaje por Victorian Age el 20/05/13, 10:59 am

Ravnos

Incluso una sociedad que (nominalmente) aceptan a criaturas tan horribles como los Nosferatu y locos como los Malkavian debe tener sus proscritos, sus parias. Si lis Ravnos no existiesen ya, los Vástagos bien tendrían que inventarlos. Este clan de nómadas, ladrones y vagabundos engañosos, mentirosos y embusteros, viajeros itinerantes y escurridizos estafadores, sirve como vertedero para los prejuicios de los Vástagos. Como los Gitanos con los que se les asocia frecuentemente (en la mente de sus anfitriones, cuando no en la realidad), los Ravnos no son bienvenidos en ninguna parte, a menudo por la sencilla razón de que no son bienvenidos en ninguna parte.
Asimismo, al igual que los Gitanos, hay suficientes Ravnos hacen su papel, que refuerzan esos prejuicios mostrando lo peor del comportamiento de los Vástagos como para los que no lo hacen nunca puedan librarse del estigma de su Abrazo dentro del clan “equivocado”.
Aun así, los Ravnos no son tan descartables como la mayoría de los Vástagos creerían. Esta es una lección que sus opresores en toda Europa y los invasores de la Camarilla en la India están comenzando a aprender demasiado bien.

Resumen

Si hubiese que preguntar a un vampiro medio, suponiendo que tal cosa existiese, por los Ravnos, sin duda recibirían respuestas referidas a los Gitanos, mentiras, robo y otros epítetos igualmente desagradables. Los Ravnos no son un factor dentro de la política de los Vástagos, y rara vez dentro de sus guerras. Son motivo de mofa, pisoteados, oprimidos, la Camarilla en especial trata a los Ravnos de un modo muy parecido a como las naciones de Europa Occidental trata a sus “parientes” Gitanos. Sin duda, no hay un grupo individual de Vástagos, salvo tal vez los Caitiff que sufra mayor desprecio que los Ravnos.
Esto, por supuesto, se debe a que los Vástagos no tiene ni idea de con quién están tratando realmente.
Nos sería del todo erróneo afirmar que, de hecho, no hay un linaje Ravnos, sino dos. El primero presenta el aspecto del clan que conoce la mayoría de los Vástagos: itinerantes y vagabundos, nómadas que dejan a su paso todo tipo de problemas, y que rara vez merecen el esfuerzo necesario para expulsarlos. La otra mitad del clan, que ha permanecido casi oculto durante siglos, es, de hecho, la de mayor envergadura. Los Ravnos indios, que componen casi la totalidad de la casta Vaisya (comerciantes) de los Vástagos, así como una amplia porción de la casta Kshatriya (guerrera), funcionan como unidad mucho más cohesiva, y parece que la mayoría de sus actividades tiene como fin expulsar a la Camarilla de su tierra natal.
A pesar del esteriotipo predominante, relativamente poco Ravnos son aceptados dentro de las familias Gitanas, aunque los que lo están protegen con fanatismo a sus “anfitriones” de las cacerías furtivas de otros vampiros. Muchos de los Abrazos más recientes ni siquiera proceden de ganado Gitano. La conexión Gitana se debe a actitudes e ideas compartidas. Los Ravnos tienen fama de tramposos, engañadores y ladrones, todo lo que se aplica igualmente, con motivo o no, a la mayoría de los Gitanos. Los Ravnos también son nómadas en gran medida. Aunque algunos se consideran incapaces de encontrar donde les acepten y, por lo tanto, siguen siendo vagabundos por deseo de otro, la mayor parte de esta rama del clan prefiere la existencia itinerante.
Pos supuesto, los Ravnos, no se consideran a sí mismos ladrones y mentirosos. Más concretamente, no ven estos títulos con las mismas connotaciones negativas que la mayoría de los occidentales, ya se trate de Vástagos o ganado. Los Ravnos poseen, al menos, una necesidad irrepetible de saltarse las normas y las conversaciones que rigen la vida de otros, de forzar a otros a ver el mundo desde un punto de vista diferente, aunque ese “punto de vista diferente” sea algo tan poco esotérico como “¡Maldición, no encuentro mi collar favorito!”. La mayoría creen, aunque esta idea le viene de forma inconciente, instintiva en ellos mediante el poder de la misma Sangre que les dio el Abrazo, que el cambio constante es el estado apropiado del mundo y que sólo mediante una alteración continua de su entorno y de las leyes de Dios y de los hombres se puede enmendar su propia condición inalterable y antinatural.
Algunos Mentirosos llevan esta creencia un paso más allá, y mantiene que el único medio de restaurar el mundo a su estado natural es eliminar totalmente a los estáticos e inalterables Vástagos. Pocos Ravnos creen realmente en esta doctrina de asesinato y genocidio, pero los que lo hacen dificultan mucho la existencia a sus parientes menos dados al homicidio.
Por supuesto esto no quiere decir que los Ravnos sean demasiado elevados como para aprovecharse de sus latrocinios. La mayoría son inconcientes de que sus instintos proceden de una fuente más allá de su propia codicia, y siguen estando, primera y principalmente, preocupados por sus propios avances que por ninguna especie de creencia metafísica en la condiciones del mundo que les rodea.
Especialmente en la época victoriana, período de estrictos tabúes sociales y vida (y no-vida) estructurada, los Ravnos disfrutan enormemente liando las cosas. Una sola mentira bien escogida, un robo inteligente o una ilusión creativa puede destruir por completo del socialista más elevado o del Vástago más tradicional. Los príncipes de la Camarilla tampoco son dados a las acciones punitivas, salvo contra los peores infractores, ya que coinciden demasiado de venganza de los Ravnos. Un príncipe astuto prefiere morderse la lengua y soportal la molestia pasajera de un solo Ravnos que pase por su territorio, en lugar de exponerse al caos mucho mayor de tener a toda una Cuadrilla de Mentirosos asaltando deliberadamente la estadía de su dominio.
Mientras que los Ravnos “Gitanos” no suelen actuar de común acuerdo, salvo por las mencionas invasiones de la ciudad de un príncipe hostil, la rama india del clan posee un objetivo mucho más unificado. La mayoría de los Ravnos nativos se oponen fuertemente a la presencia de la Camarilla en la India, y luchan codo con codo para expulsarlos junto a muchos otros clanes indios, Setitas Daytia y a varios Ventrue nativos. En este lugar, sus ilusiones y habilidades de robo y engaño son armas de guerra, no siempre herramientas para el benefició personal o la humillación. Mediante tácticas tan sutiles como la diseminación de información falsa a través del uso cuidadoso de Quimerismo y las mentiras bien planeadas hasta los asaltos directos por parte de guerreros y demonios que sólo son ilusorios en parte, los Ravnos se han convertido en una amenaza considerable para los invasores británicos. Los Vástagos de la Camarilla, mucho más acostumbrados a la rama continental del clan, nunca previeron una resistencia tan poderosa por parte de un clan tan “ineficaz”, y su reacción a los métodos de los Ravnos ha resultado fatalmente lenta.
Teniendo en cuenta su desaprecio por la anquilosada sociedad de los Vástagos, no es de extrañar que los Ravnos occidentales no tengan nada que hacer en ninguna de las dos sectas. La Camarilla es la peor en cuanto a anquilosamiento de los Vástagos ( y mortales) y desarrollo, por no mencionar el número aplastante de leyes que los Vástagos de la Camarilla se ven obligados a obedecer bajo pena de ostracismo, vínculo de sangre o Muerte Definitiva, leyes que los Ravnos nunca podría tolerar. Por otra parte, la fascinación del Sabbat por la violencia, aunque parece desencadenar el tipo de cambio que los Ravnos como éstos por ella, y como el Sabbat sólo acepta a los que tengan su misma mentalidad sangrienta, todo el mundo esta bastante satisfecho con la falta de vínculos políticos del clan.
Los Ravnos indios, por otra parte, están mucho más dispuestos a cooperar con los extraños, ya que el sistema de castas indio asocia a numerosos Vástagos de distintos clanes como hermanos de fe. Sin embargo, no son más dados que sus parientes a unirse a ninguna de las dos sectas principales, sencillamente porque ya las consideran de antemano como el enemigo.
Es digno de mencionar el hecho de que las dos ramas del Clan Ravnos rara vez se relaciona entre sí, y tienen a no llevarse bien cuando lo hacen. Los nómadas Ravnos sienten que tienen poco en común con los indios, e incluso que sus parientes indios se han convertido en parte integrante del status quo del subcontiente, una parte del “sistema” que los Ravnos detestan con tanta vehemencia. Por otra parte, los Ravnos indios creen que sus compañeros de clan itinerantes carecen de propósitos y disciplina, por no mencionar su condición de traidores a su fe y su patria. Esta antipatía mutua rara vez se pone de manifiesto como conflicto abierto. En lugar de esto, ambos bandos suelen evitarse fríamente el uno al otro o se molestan y agobian mutuamente hasta que uno se cansa y se marcha (o, rara vez, hasta la competición se vuelve mortífera). Como todo, los Ravnos de ambos bandos del clan enterrarán su antagonismo mutuo y trabajarán juntos en caso de enfrentarse a una amenaza del exterior. Sean como que sean, siempre siguen siendo Ravnos.

Disciplinas

Animalismo, Fortaleza y Quimerismo.

Debilidades

Los Ravnos son impopulares por sus timos. Cada uno tiene un ámbito de robo y engaño concreto en el que está especialmente interesado y practica siempre que puede. De hecho, un Ravnos debe hacer una tirada de Autocontrol (dificultad 6) para no cometer su delito favorito cuando se presente la ocasión. Durante la creación, el jugador debe decidir que tipo de delito atrae al personaje. Delitos habituales son el timo, el robo, el juego, la estafa y la extorsión. Los jugadores y el Narrador son libres de crear delitos nuevos.
avatar
Victorian Age
Admin

Mensajes : 121
Fecha de inscripción : 29/04/2013

Ver perfil de usuario http://victorianage.foromx.com

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.