Vampiro Edad Victoriana
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Informacion basica Ghoul
27/11/13, 12:21 pm por Crono

» DONES AUSPICIO {KIEH}
23/11/13, 06:25 pm por Administración

» DONES AUSPICIO {RISHI}
23/11/13, 06:17 pm por Administración

» DONES AUSPICIO {ARCAS}
23/11/13, 06:02 pm por Administración

» DONES GURAHL URSANO
23/11/13, 05:25 pm por Administración

» DONES GURAHL HOMÍNIDOS
23/11/13, 05:11 pm por Administración

» Protectores del Río
23/11/13, 04:43 pm por Administración

» Guardianes de la Montaña
23/11/13, 04:40 pm por Administración

» Emboscados del Hielo
23/11/13, 04:37 pm por Administración

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 42 el 01/09/15, 03:01 pm.
Créditos
La creación de este foro he ideas del Diseño son exclusivamente de Mithras, desde la CSS, Imágenes, widgets y diseño.
Afiliaciones Normales
Guerra de Sangre

Assamitas Victorianos

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Assamitas Victorianos

Mensaje por Victorian Age el 20/05/13, 10:39 am

Assamitas

Para los Vástagos de la época victoriana, los Assamitas son objeto de desprecio, condescendencia… y terror sudoroso de sangre. Son los inescrutables Sarracenos, los salvajes carentes de principios y aspirantes al honor, los bárbaros incivilizados de las tierras resplandecientes del este. Los vampiros “iluminados” de Europa ven a los Assamitas de un modo muy parecido a como los Británicos coloniales ven a los nativos de sus colonias en la India y África. “Ya los hemos conquistado una vez”, como dicen los Vástagos. “Sin duda podemos hacerlo otra vez, por lo que no suponen un verdadero peligro. No obstante, puede que no quieras salir de paseo solo ahora mismo…”.
Los Vástagos usan a los Assamitas simple que pueden, les evitan cuando no pueden, y, básicamente, desechan completamente la posibilidad de civilizar convenientemente a los bárbaros oríneles.
Los Assamitas, que se ríen con el rostro oculto tras la manga, incluso al aceptar sangre y moneda de un enemigo en pago por asesinar a otro, no lo cambiarían por nada.

Resumen

A todas luces, los Assamitas son un clan de asesinos árabes, dispuestos a trabajar para cualquiera que pueda pagar su precio en moneda, favores y, sobre todo, sangre. Llegan, matan y se desvanecen en la noche, sin dejar nada tras de sí salvo las cenizas de su presa. No parecen tener u n propósito, y su existencia para limitarse a ir de un objetivo a otro. Los Assamitas piensan en sí mismos como en leopardos, pero para el resto del mundo de los Vástagos no son menos serpientes que los Setitas; resultan útiles para atacar en la dirección apropiada, pero es demasiado probable que lancen sus colmillos contra quien los maneja. Matan por obligación religiosa, siguiendo una fe sedienta de sangre que nadie más que ellos comprende. Ni los Vampiros nerviosos de Europa ni los del nuevo comprenden del todo por qué los Assamitas aceptan pagos de sangre, ya que la maldición impuesta sobre ellos por parte de los Tremere en el Tratado de Tiro les impide consumir de Vástagos como antaño.
Sin embargo, a pesar de su reputación temible y su negativa a apoyar firmemente a una secta por encima de la otra, a menudo se encuentran Assamitas en ciudades de la Camarilla y el Sabbat. Ya estén acechando a un objetivo en particular o esperando un nuevo contrato o sirviendo como guardaespaldas o consejeros de otro Vástagos, los Assamitas que se mueven entre los Vástagos no son necesariamente motivo de pánico, aunque muchos vampiros que se topan con alguno de los asesinos orientales prefieren corre presa del pánico de otros modos, por si acaso.
Curiosamente, e algunos círculos selectos de las ciudades de la Camarilla, se tolera a los Assamitas, y, de hecho, casi se les acoge con los brazos abiertos como nunca se había hecho. Dentro de los clanes británicos y de Europa Occidental crece una extraña fascinación hacia ellos, especialmente hacia los más jóvenes.
Los Assamitas son los extraños, los exóticos, incluso, para los que han adoptado totalmente las actitudes de los mortales, los “nobles salvajes” del mundo vampírico. En algunos territorios del imperio británico, la adquisición de un guardaespaldas o consejero Assamita se ha convertido en algo más que un asunto de sólida táctica. Es un símbolo de posición social, una señal de que el vampiro en cuestión está decidido a comprender y, por supuesto, “civilizar” al bárbaro, por muy terrible que sea éste.
Los Assamitas apenan levantan la ceja, y siguen comportándose como siempre. Este fenómeno, como mucho, representa para ellos una mayor oportunidad de seguir sus propios planes, y más de un Assamita se ha fingido interesado en recibir una “educación” europea para poder aproximarse a un posible objetivo.
Por su parte, independientemente de la frecuencia con que aparezcan en territorios de la Camarilla o el Sabbat, los Assamitas rechazan por igual ambas sectas, y estarían bastante satisfechos de ver a ambas derrocadas y destruidas. Los Sarracenos pueden trabajar con otros clanes inferiores para cumplir un contrato o una obligación, pero no suelen crear afectos ni relaciones a largo plazo fuera de sus propias filas. Les irrita la maldición de los tremere, y muchos se exasperan por no poder luchar abiertamente contra los demás clanes. Echan de menos las noches de antaño, cuando parodian saciarse a su antojo con la vitae de los Vástagos. Para ellos, la diablerie y el reforzamiento de la propia sangre parecen ser un requisito religioso, y como muchos filósofos vampíricos se apresuran a comentar, en realidad es contrario a la fe islámica que mucos de los asesinos han adoptado.
En sus esfuerzos por liberarse de sus ataduras, los Assamitas han logrado ocultar su mayor fuerza tanto a la Camarilla como al Sabbat. Los Assamitas cuentan con un número sorprendente de hechiceros de sangre, ocultos tras sus filas de soldados y asesinos. En estos tiempos, en los que la ciencia y el misticismo colisionan y se entremezclan como nunca antes, estos hechiceros viajan al mundo que se encuentra mas allá de Oriente Medio, siempre en búsqueda de métodos místicos y mundanos de sacudirse de las espaldas del ritual de los Tremere.
No es tarea fácil. Deben ocultarse de la mirada de los Vástagos occidentales y, como resultado, siempre se hacen casar por Assamitas “normales” o por miembros de otro linaje distinto. En caso de que la Camarilla y sobre todo los Tremere, supiesen de la existencia de estos hechiceros Assamitas, sin duda interrumpirían sus investigaciones. Los hechiceros tampoco pueden contar con el apoyo de los suyos; muchos guerreros Assamitas han caído en sus propios engaños, y enseguida rechazan a cualquiera de su propio clan que no sea también Vástago de la espada.
Por supuesto, ningún clan es tan limitado en sus actividades como podría parecerlo los Tremere. Aunque los asesinos constituyen el aspecto público de los Assamitas, y sus hechiceros son la punta de lanza de la actividad principal del clan, los miembros de éste son individuos, con sus propios intereses y ambiciones. Especialmente en Tierra Santa, aunque también en el resto del mundo, los Assamitas se insinúan en los asuntos de los mortales, tiran de los hilos y destruyen vidas. En su aspecto íntimo son tan parásitos como cualquier otro clan, pero pocos están dispuestos a reconocerlo, ya que su propia seguridad es una presunción que no piensan abandonar.

Disciplinas

Celeridad, Ofuscación y Extinción.

Debilidades

Los Assamitas tienen dos desventajas relacionadas con la sangre. La primera, no pueden beber de la sangre de otro vástago. Cada punto de sangre de otro cainita que entra al sistema de un Assamita le inflinge un nivel de salud no agravado, antes de que sea gastado. La segunda, deben otorgarle el 10% de se la sangre recolectada a sus Sires.
avatar
Victorian Age
Admin

Mensajes : 121
Fecha de inscripción : 29/04/2013

Ver perfil de usuario http://victorianage.foromx.com

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.